martes, diciembre 26, 2006

Bienvenida...

A veces está de más hablar de amores de antaño, antaño de pocos días, antaño de años... a veces es cansado andar rondando siempre por lo mismo, lo mismo, lo mismo.
No tengo tan rota la esperanza y tan poco tengo tan dañada el alma, solo lo normal, lo soportable... lamentablemente, lo mismo. A veces parece que nunca nada cambia.
Mientras tanto... que se puede decir que no haya sido dicho ya... que palabras rojas o violetas pueden ser escritas que no suenen a pasado, que no suenen a canción vieja, que no huelan a libro de biblioteca o de feria... que puedo decir que sea distinto a todo lo dicho con anterioridad... si todo el mundo sabe ya como me muero por volar... por olvidar...
Si repito que extraño la lluvia... si digo de nuevo que las noches se alargan, si digo que ayer he reido tanto como hacía mucho no lo hacía... si les cuento que he recuperado algo que perdí hace años, cuando aún era una niña... ¿que se dice para hacer la vida distinta?...
Porque se estanca el olvido, porque día a día todo mejora y porque si... porque siempre es igual...
Porque este aburrimiento se tiñe de gris y se mete de a pocos en lo que escribo... porque el aire es el mismo, porque nada cambia, porque ya no hay cosas que extrañar.

2 comentarios:

Depiesyalas dijo...

Mueres por volar...
No creo que el olvido sea el mejor didácta de lecciones de vuelo.
Es difícil emprender vuelo con un oceano mar cubriendo tus alas.
Reconciliación con el aire, respiración profunda.

Maldita Esfinge Pusilánime dijo...

Abraza el viento y no temas humectar el suelo árido con el salado río que esconden tus ojos.

Extraña lo que aún amas, hasta sacarte el corazón con tus manos, testigos de la piel que hiciste tuya.

Besa tus palpitaciones esquizofrénicas para el consuelo en soledad perpetua.

*El verano se acerca, los días se tornarán luminosos, de una tibieza esperanzadora y coloridamente más "bellos", aunque los colores siempre estuvieron. Odio el sol. Amo... lo correcto, incorrecto, la voz de un auricular, amo la noche empapada de complicidad, amo las letras ajenas, amo las cuerdas de una guitarra, amo el bicolor del piano... y aún soy incapáz de amar.

PD:Un beso al aire. Adiós.

Atte.
Gabrielle (M.E.P.)