martes, junio 12, 2007

veinticuatro.

¡Felices 24!
¡Salud! el coro de voces grita de nuevo ¡SALUD POR EL CUMPLEAÑERO!

Y mi cabeza da vueltas, el alcohol en el torrente... te acercas a besarme en los labios y te despides susurrando "feliz cumpleaños amor". Me encantaría poder recordar tu nombre.

¿Donde estoy?

Lo último que recuerdo es alguien que me dijo "Armando, no por favor"

Hay sangre en el piso, y las paredes son lilas. Las paredes de mi recámara son grises.

Me levanto y la cabeza me sigue dando vueltas. Vómito, sube desde mi estómago. Corro al baño.

Las paredes manchadas de algo parecido a cloro y ese olor penetrante que se cuela entre mis costillas, es el baño más asqueroso que he visto.

Regreso a la habitación para encontrarme con una imagen que aclara lo que pasó anoche. Ana está tirada en el piso. ¿Qué demonios hice?

No puedo acercarme, no se donde estoy pero no puedo acercarme a verla, se que es ella porq lleva la pulsera en el tobillo. La pulsera que yo le regalé hace años. No quiero descubrir porque está en el piso.

Me voy caminando y salgo a la calle, mi auto está enfrente.

¡SALUD POR EL CUMPLEAÑERO! ¡FELICES 24!

2 comentarios:

RmurilloV dijo...

Hey, Pretty!

Los colores, una vez más.

Chale... Los cuentos con todos los cabos sueltos (como historia) y con a penas un esbozo de emociones dan en la torre bien gacho porque me dan ganas de leer muchísimo más.

Pero me castigas como castigan los estafadores de los 'peep show' (no que yo haya ido a uno).

Te quiero mucho, Pretty.

me dijo...

hey!! q violentamente inspirada andas ultimamente eh! jaja pero me encanta la vdd!