viernes, noviembre 13, 2009

Fotografias.

Son sólo imágenes.
Imágenes en blanco y negro que son recuerdos de todo lo que he vivido hasta hoy, incluso mis pasos del día de ayer se me presentan hoy como fotografías mohosas y con orillas verdes.
Como si hubiera vivido hace cien años, las fotografías de una persona que vivió hace mucho tiempo, fotografías que se encuentran sin querer dentro de una de esas cajas olvidadas en una casa abandonada.
Y luego, mis sueños, mis sueños han cambiado también. Esos se sienten tan verdaderos, puedo recordar como se sienten, como huelen, como se ven los colores brillantes, como era caminar por esos prados morados de flores color carmín. La realidad se me ha desteñido pero mis sueños han construido un refugio inquebrantable.
Es por eso que últimamente quisiera estar dormida todo el tiempo, lo triste es que tengo insomnio, siempre he tenido insomnio, desde que era niña; empezó cuando tenía como 13 años.
Tiene varias facetas, puedo no dormir toda la noche, y seguir así durante el día para repetir este ciclo durante 3 días hasta que el cansancio me tira, y por fin, puedo entonces disfrutar de los colores de nuevo.
O puedo intentar dormir durante horas, y cuando finalmente lo logro, solo dura un par de minutos, dura tan poco, que no es suficiente para poder alcanzar la fase de ensoñamiento.
Estoy encerrada entonces, entre una realidad desteñida, un paraíso al que solo acceso en sueños y una maldición.
No, no puedo usar pastillas, ¿crees que no lo he intentado?, una cosa con el sueño inducido es que las drogas parecen adormecer tanto mi cerebro que no logro soñar, duermo toda la noche tal vez, pero sin sueños. Como si los sueños necesitaran antidoping.
Necesito una cura, necesito poder dormir. Y entonces, de esa manera tal vez pueda dormir para siempre, tal vez pueda invertir mis realidades, tal vez… tal vez dormir será mi vida y depertar será… ¿mi sueño?.
Pero lo he intentado todo, y nada funciona, es por eso que he recurrido hoy a una última idea.
Es por eso que hoy te dejo esta carta, es por eso que voy a tomarme este bote de pastillas y así voy a poder dormir para siempre.
Y es que las fotografías mohosas no son vida de todas maneras.

5 comentarios:

Metamorfosis Adolescente ♥ dijo...

Morir soñando... morir durmiendo.

friaciudadenllamas dijo...

en mi púrpura enajenación de niño-pájaro fracturado, he llegado a relacionarla a Ella con todas las cosas y todas las personas del universo. todo me la recuerda, todo me la trae de regreso incompleta y dolorosamente. te leo a ti, leo el diario, leo las murallas blancas, y pienso en Ella. cada palabra es una fotografía de la niña más hermosa de mi planeta imaginario. y duelen, y duelen, y duelen las fotos que jamás nos tomamos juntos. ay, cómo duelen.

saludos,
Tito.

p.d.: perdona el desahogo; uno nunca sabe en qué lugar te pillará la hemorragia.

Depiesyalas dijo...

Hola nuevamente, sintiendo el olor a blog...

Gabriela dijo...

Los destellos del pasado recuerdan la altura aterradora en que nos encontramos parados y el miedo es horripilante cuando nos damos cuenta.
Un abrazo enorme, Lilith. El face pasó por otra decisión, no por la mía, pero te volví a agregar, jejeje. Besitos, chau.

Atte.
G.

Metamorfosis Adolescente ♥ dijo...

Actualiza :)