jueves, agosto 07, 2008

Azaroso...

"Will u still love me tomorrow?"
Tantos momentos se me han venido a la mente en estos días, tantos minutos robados.
Tantas promesas y mañanas que no llegan, tantos devenires, tanto tiempo saboreado con los dedos y las puntas de las pestañas.
Tanto bailar a sones distintos.

Tantas fotografías.

¿Recuerdan la primera vez que nos vimos?

Lapices de colores que cayeron al suelo en la secundaria.
Jugar billar en la preparatoria.
Tomar una mano a escondidas en un auto antes de entrar a la universidad.
Viajar sola la primera vez.
De nuevo, de regreso en casa, estar a escondidas. Y pensar que somos capaces de renunciar a todo y a todos. Mentira.
Dolor de corazón, dolor de cabeza, dolor de huesos, de vientre, de años pasados.
Recuperarse de a pocos y autoremendarse las heridas.
Viajar sola de nuevo. Encontrarme bailando bajo la lluvia en Italia, creyendo.
Encontrarme con esos ojos negros que me ataban y me querían, me hacían daño y me acariciaban al mismo tiempo. Encontrarme con la enfermedad hecha caricias, encontrarme queriendo acompasar su mano con la mia mientras me cortaba las alas y los sueños.
Después el silencio. La enfermedad individual y la tristeza. Los colores ocres, el olor a libros viejos, las lágrimas corriendo. Las ganas de brincar del precipicio de mis dudas. Manejar mi auto llorando, queriéndo irme lejos lejos lejos lejos lejos.
Caer. Vomitar la vida.
Ver la luz a fuerzas, sin ganas, tener que caminar a ella porque era lo que tenía que hacerse.
Viajar de nuevo. Encontrarme con que es fácil desaparecerse y buscarse en otras personas, en otras tonalidades de piel y de ideas. Encontrarme queriendo abrazar el vacio y compartiendo lo que sentía mio, ajeno y tan mio.
No querer dejar nunca ese país que me abrazó por las noches.
Dejarlo al fin y al cabo.
Encontrar ese tunel con la luz al final de nuevo y ahora caminar hacia el por voluntad propia. Sanar heridas, tirar desechos tóxicos. Ver a los ojos a mis demonios.
Miedo.
Tranquilidad, no saber a ciencia cierta que es ese sentimiento nuevo. Disfrutarlo. Aburrirse del pasado. Vivir en el presente.
Viajar de nuevo.
No saber si los patrones se están repitiendo. Sentir que algo jala de los pies y te llama de nuevo al abismo.
Averiguarlo en el camino.

¿Recuerdan la última vez que nos vimos?
Tantas cosas han cambiado. Tantas seguirán igual un buen tiempo.

No se que pensar ni que decir.

3 comentarios:

Tito Manfred dijo...

Ay, la nostalgia es una forma lírica de autodestrucción. Y la memoria... ¡qué artefacto más triste!
Me gustó el poema. Hay en él un cierto fluir, el fluir de un dolor. No hay acá impostura sino vómito y derrame.
Y no hay nada más doloroso y redentor que la constatación de la derrota, la derrota diaria.

Saludos,
T.M.

Metamorfosis Adolescente ♥ dijo...

Nunca es tarde para volver atras, o para un borron y cuenta nueva :)

besitos :)

PaoValdivieso dijo...

mmm que el pasado no contamine tu presente te dejo un besote