martes, septiembre 05, 2006

de día... soy yo otra vez...

tengo miedo... miedo de alzar la vista y verme a mi misma dentro de la botella verde... miedo de que se me escapen las mariposas y las hadas que llevo dentro... miedo de romper las burbujas de mi infancia... tengo tanto miedo de verme envuelta en un rio de sangre y lodo, miedo de quitar la máscara... miedo a mostrarme cual soy ante todos y ante nadie... maldita incongruencia de mierda... malditas las horas que paso durmiendo, maldita barba tuya de tres días, maldito aroma de perfume que dejaste en mis manos... maldita sea! creo que te extraño. Tengo que dejar de aferrarme a los ciclos del pasado, pero es que hoy todo ha sido tan extraño, tan perfecto, tan lleno de mi y de nadie más... supongo que después de tantas desilusiones lo único que queda debajo es la felicidad que estas taparon y que yo me empeñé en querer igualar a nombres y para colmo, nombres de hombres... un vicio, un mal vicio... tengo que empezar a fumar de nuevo!
pero sigo teniendo miedo.

3 comentarios:

Cobayo dijo...

Sí, creo que es mejor volver a fumar; se disfruta más el miedo con humo de por medio.

Maldita Esfinge Pusilánime dijo...

Miedo, miedo... ¿Qué serían los humanos sin miedo? Nada, claro está. ¿qué serían los humanos sin amor? Nada, claro está.
Sin miedo no podría amar...

Atte.
Maldita Esfinge Pusilánime

RmurilloV dijo...

"Cazar mariposas con redes rotas".

Un amigo escribió un GRAN guión de un tipo que se alimenta de los miedos de las personas dentro de su paranoia de que ya no existen humanos en el mundo. Este encantador personaje define la condición humana en cuatro elementos:

1.- Sexo.
2.- Hambre.
3.- Sueño.
4.- Miedo.

Es interesante como no habla del 'amor' este personaje.

Mientras tengamos la necesidad de estas cuatro cosas, seguiremos siendo humanos.